¿Qué es un objetivo de aprendizaje? Usando diseño inverso para diseñar tu clase

Emilio Sosa Emilio Sosa
10/04/2021 | 3 min lectura

El diseño inverso es una de los métodos más efectivos para diseñar una clase. En este artículo hablaremos de qué son los objetivos de aprendizaje y cómo usarlos para diseñar una experiencia educativa de primer nivel para nuestros alumnos y alumnas.

¿Qué es un objetivo de aprendizaje? Usando diseño inverso para diseñar tu clase

Cuando empezamos a diseñar una clase nueva, siempre es difícil determinar por dónde debemos empezar. El contenido, las tareas, el exámen final o las sesiones pueden parecer formas adecuadas de dar el primer paso para tu nueva materia. De acuerdo con Wiggins and McTighe, uno de los autores que plantean el Backwards Design, hay 3 pasos claves para diseñar una clase:


¿Qué es un objetivo de aprendizaje? 


Los objetivos de aprendizaje son descripciones de los que los alumnos deben saber, hacer y valorar al finalizar el curso. Estos ayudan a los alumnos a tener claridad de cómo nuestra clase se relaciona con un objetivo claro, relevante e inspirador para empezar los cursos con el pie derecho. Además, le da un sentido de intencionalidad a nuestros cursos y nos dan un camino claro para planear las actividades en los siguientes pasos.

¿Cómo se redactan los objetivos de aprendizaje?

  1. Los objetivos de aprendizaje tienen que estar enfocados en el estudiante y en lo que va a lograr al finalizar el curso. Por ejemplo, empezando en curso con: "Al finalizar el curso, los estudiantes podrán..." o algún otro elemento que nos ayude a expresar a nuestros alumnos que están al centro del proceso de aprendizaje.
  2. Los objetivos deben de ser accionables. Usar verbos como aplicar, describir o crear tomando como referencia la taxonomía de Bloom, nos pueden ayudar a transmitir los procesos cognitivos en los que nuestros estudiantes participarán.
  3. Los objetivos deben de ser medibles. Expresar la forma de evaluar y de lograr los objetivos de aprendizaje es fundamental para una conexión clara entre los alumnos y el curso.
  4. Los objetivos deben de estar escritos en función de los conocimientos de los alumnos para asegurarnos que sean apropiados y comprensibles.
  5. Los objetivos de aprendizaje deben de ser inspiradores y relevantes para los alumnos. Esto les ayudará a conectar con la clase.
  6. Los objetivos de aprendizaje deben de considerar el contexto de los alumnos. ¿En qué semestre van?¿Qué están estudiando? ¿Qué buscan de la clase? ¿Qué expectativas laborales tienen al finalizar el curso?

Un ejemplo de un mal objetivo de aprendizaje sería el siguiente:

Lograr que los alumnos aprecien qué es un buen modelo de negocios

Un buen objetivo de aprendizaje sería:

Mediante la herramienta de modelos de negocios canvas, los alumnos lograrán analizar técnicamente los aspectos más relevantes de un negocio para poder crear su propio modelo hipotético.

Para lograr plasmar qué será lo que lograrán los alumnos durante el curso, la taxonomía de bloom nos puede ayudar a encontrar la mejor forma de plasmar las acciones que tomarán en el proceso de aprendizaje. Como docentes, esto nos ayudará a saber la complejidad de lo que estamos pidiendo en dimensiones de conocimiento y cognición.